principal
El Claustro
| More

El patio cercado de las iglesias monasterios y casas de religión y encerramiento recibe el nombre de claustro (Fernando García Salinero, Léxico de alarifes de los siglos de oro, p.81). Dicho espacio en el México novohispano tuvo una doble función, por una parte, en torno a él se desarrollaron las procesiones y demás eventos de la vida conventual. Por la otra, poseyeron un papel simbólico, pues eran el “huerto cerrado” en referencia a la virginidad de María o también a la Jerusalén Celeste, de la cual gozarían los bienaventurados.

Estos espacios en principio (siglos XVI al XVIII) sólo contaron al centro con una fuente (la fuente de vida), y que la moda imperante de finales del siglo XIX, los dotó de áreas verdes, en alusión a la idea del Garden de la tradición inglesa.

Asimismo, los arcos siempre van en número par y tienen un simbolismo religioso, bien pueden ser referencias al Viejo o al Nuevo Testamento.

El claustro del museo del virreinato además de cumplir con las características antes mencionadas, tuvo pintura mural en sus paramentos, la cual se ha perdido irremediablemente, imposibilitándonos para conocer a fondo el mensaje iconográfico.

Por otra parte, desde el claustro se pude apreciar una vista inmejorable de la torre, cúpula y capilla domestica del templo del Carmen.